Juan de los Santos Atahualpa

Pablo Etchevehere (09/09/2006 10:34)

Entre los años 1742 y 1757, un mestizo cusqueño Juan De Los Santos Atahualpa, mantuvo en vilo al Virreinato del Perú, al encabezar la más original guerra revolucionaria colonial que haya visto Amúrica Latina, sin haber sido nunca vencido. Su leyenda sigue rondando aun hoy el imaginario colectivo de un Paititi Celestial que lleve a la restauración del Tawaintisuyo.

Y esa lluvia
incesante que oprime el corazón
esa lluvia que cae en la cabeza
amazónica, ritual, depredadora

Esa lluvia en todas partes
anegando los senderos
empapando las malocas en la selva

Esa lluvia que acompaña las carretas
arcabuces, alabardas, espingardas
el bagaje de la España adelantada
nada sirve, en la lluvia de la selva

Juan de los Santos Atahualpa
fino indio, imbuido de latines
con sus bravos
defendiendo lo imposible

En la selva el pajonal de los fantasmas
viejos reyes que reinaron en el Cuzco
y el secreto de sus momias redimidas

Viejos tiempos y esa lluvia que dispersa
las columnas en los claros de la selva
rumor de tambores y fogatas
rumor de guerra

Allí está,
de los Santos Atahualpa
fiere estirpe de guerreros
y de lanzas.-

Homepage: http://

añadir comentarios

QUIEN FUEJUAN DE LOS SANTOS ATAHUALPA

PABLO ETCHEVEHERE 09/09/2006 11:02

JUAN SANTOS ATAHUALLPA

APU INCA

EL MOVIMIENTO ANTICOLONIAL DE 1742
EN LA SELVA CENTRAL DEL PERÚ


Por: Luis Guzmán Palomino

Juan Santos Atahuallpa fue un caudillo mestizo nacido en el Cuzco, probablemente el año 1710; recibió educación de parte de los jesuitas y aprendió castellano y latín; con uno de los religiosos viajó a España, Francia, Inglaterra y Angola, pero se desconoce detalles sobre el tiempo que duró tal viaje y los motivos del mismo.
De regreso al Perú parece que ya tenía en mente desatar una rebelión, tal vez en base a las comparaciones que hizo entre la vida que halló en el Viejo Mundo y la que pasaban los indios del Perú, oprimidos por la dominación colonial hispana.Algunos historiadores creen que estuvo relacionado con los ingleses; sea como fuere, lo cierto es que al desatar su lucha libertaria aparecieron en las costas del virreinato las naves del marino inglés Jorge Anson.

Ashaninkas



Revista Runapacha

Juan Santos Atahualpa, desde la montaña de Huanta, se internó en la selva central para establecerse inicialmente en Chanchamayo, tal vez huyendo de la justicia colonial. En mayo de 1742 tuvo una entrevista con el cacique Santabangori, de resultas de la cual logró la adhesión de numerosas naciones del Gran Pajonal, especialmente de los Asháninca (Campas), entre los que se hizo proclamar Apu Inca diciéndose descendiente de Atahualpa, cuyo nombre tomó, proclamando que iniciaba la lucha para liberar a los pueblos indios de la opresión feudal-colonial.
El aniquilamiento de los españoles fue, precisamente, uno de los principales fines de su programa de acción, así como también la abolición de los usos y costumbres extranjeras que se trataba de imponer a las poblaciones nativas. La meta: lograr la restauración del imperio de los Incas.
El conocimiento que poseía de la lengua quechua y de varios dialectos amazónicos le permitió ser comprendido prontamente por los indios de la selva central, que se plegaron a su lucha con gran entusiasmo.
En junio de 1742 estalló el movimiento libertario, que habría de prolongarse por cerca de catorce años. Juan Santos estableció su cuartel general en el Gran Pajonal, teniendo como principales lugartenientes al curaca Mateo de Asia y al negro Antonio Gatica, cuñado suyo. Desde esa base inició sus correrías, siendo sus prime­ros objetivos las reducciones que habían establecido los misioneros franciscanos del convento de Ocopa. Varios de éstos fueron muertos y se arrasaron más de 25 reducciones, entre ellas las de Pichana, Eneno, Matraza, Nijándaris y Quispango.
Gobernaba por entonces el virrey Antonio de Mendoza, quien, sabedor de los acontecimientos, envió una expedición con el propósito de apresar al líder libertario. Las tropas virreinales, puestas al mando del corregidor de Tarma Alfonso Santa y Ortega y del gobernador Benito Troncoso, establecieron un fuerte en Quimiri, por octubre de 1742, en cuya custodia quedó el capitán Fabricio Bertholi con 60 soldados, mientras el resto se internaba al interior.
Juan Santos tuvo puntual conocimiento de ello y así pudo asaltar una remesa de víveres que marchaba con destino al fuerte, iniciando luego el sitio del mismo. Muchos de los soldados españoles perecieron entonces a raíz de una epidemia y en los demás cundió la desmoralización, al extremo que presionados por el hambre algunos desertaron.
Entonces, Juan Santos exigió a Bertholi la rendición, mas se negó éste confiando en que le llegarían pronto los refuerzos que había solicitado por intermedio de un religioso que pudo eludir a los insurrectos. Finalmente, el líder libertario decidió atacar el fuerte y todos los españoles fueron muertos, el año 1743.
A continuación, los rebeldes se apode­raron del pueblo de Monobamba, extendiendo el radio de acción del movimiento. Incluso se habló de manifestaciones a su favor en la lejana provincia de Canta.
El nuevo virrey, José Antonio Manso de Velasco, dis­puso sin demora la salida de una nueva expedición contra los alzados, enviando tropas comandadas por José de Llanos, que tomaron la ruta de Huancabamba. Conociendo el poderío del enemigo, Juan Santos empleó la táctica de guerrillas, emboscando y atacando por sorpresa su retaguardia, para luego alejarse a la espesura de la selva, territorio que conocía a la perfección; de esta manera, poco a poco fue minando la fuerza y la moral de los virreinales.
Estimulado por sus triunfos, Juan Santos condujo a sus huestes al otro lado de la cordillera, llegando hasta el pueblo de Andamarca, que fue destruido. Pasó luego por Jauja y de allí se dirigió a Tarma, que estuvo a punto de ser tomada. Pero a partir de esta acción las noticias sobre sus correrías desaparecen.
Pudo haber ocurrido que el frío, al que no estaban acostumbrados sus hombres, obli­gara la retirada de las posiciones serranas que es­taban en su poder; lo cierto es que éstas fueron abandonadas y en ellas los virreinales levantaron fuertes dotándolos de guarniciones en prevención de futuros ataques. El virrey organizó una selecta columna de caballería, que fue apostada en lugares estratégicos de la ceja de selva, que marcó el limite del dominio de Juan Santos, que siempre se mantuvo invencible.
Acerca de su de­saparición no se sabe nada en concreto. En 1761 el virrey informaba en su Memoria que desde 1756 no se había vuelto a saber del líder libertario y que lo más seguro era que hubiese muerto. Una versión apunta que surgieron desavenencias internas entre los rebeldes, al punto que Juan Santos tuvo que ordenar la muerte de su lugarteniente Antonio Gatica y de otros hombres temiendo una posible traición. Se trata de una simple conjetura, como hay varias otras. Una, por ejemplo, señala que el caudillo fue envenenado. Se ha recogido también una leyenda nativa según la cual Juan Santos fue muerto por una bala que le disparó uno de sus seguidores que quiso de esa manera probar su inmortalidad.
Como quiera que hubiese sido, lo cierto es que sus partidarios le construyeron un monumento en Metraro y se dice que su cuerpo estuvo en el mismo lugar de su muerte hasta el siglo XIX, en que un prefecto ordenó el traslado de sus restos al cementerio.
Este movimiento tiene para nosotros una profunda significación histórica, por el hecho de que logró, al menos durante un buen tiempo, la liberación de la población nativa. Mucho tardarían los españoles y criollos en intentar ocupar nuevamente esa región del territorio amazónico. Por ello, Juan Santos Atahuallpa es un símbolo vivo del Perú libertario.


CORDIALMENTE PABLO ETCHEVEHERE

JUAN SANTOS, PRECURSOR

Milagros Martínez Muñoz 29/10/2006 00:56

A propósito de la gesta de este luchador indígena, se inscribe en el Movimiento Nacionalista Inka que el citado profesor cantuteño describe en la siguiente reseña:
EL MOVIMIENTO NACIONALISTA INCA
Por: Luis Guzmán Palomino.
Que el himno nacional del Perú contiene una letra que en poco se condice con la verdad histórica está fuera de duda. Y tal vez lo más criticable es seguir aceptando como válida la estrofa aquella del ?largo tiempo el peruano oprimido?, aplicable sólo al grupo criollo que a partir de 1821 sustituyó al peninsular como clase dominante en el país. Por el contrario, fue ininterrumpida la lucha de nuestro pueblo por la justicia social y la liberación nacional, épica gesta silenciada en la llamada historia oficial. Esa secular lucha antifeudal y anticolonial tuvo como uno de sus picos más altos al Movimiento Nacionalista Inca, proyecto andino de liberación que habiendo sigo gestado en el siglo XVII adquirió gran envergadura en el XVIII, bajo el liderazgo de curacas o caciques que en su mayoría se consideran descendientes de los Incas.
El primero en destacarlo fue el profesor John Howland Rowe, quien hace exactamente medio siglo, en 1954, escribió en la Revista Universitaria del Cuzco un documentado ensayo con señalamiento de sus características e hitos más trascendentales. Y también a medio siglo de esa histórica publicación, John Rowe, catedrático de la Universidad de Berkeley y hombre que asumió a plenitud la ideología andina, ha dejado de existir, dejándonos como invalorable legado sus notables investigaciones, que marcan la senda a seguir para consolidar nuestra identidad nacional.
La independencia cuestionada
Respecto a lo anotado al iniciar este artículo, Rowe dejó escrito: ?La suerte del Perú estuvo en manos de San Martín al tiempo de su invasión del país en 1820-1821. Existieron diversos intereses en el país con los cuales podía colaborar, y él tuvo que escoger entre ellos. Los Incas tuvieron el mejor título his-tórico para ser considerados, por sus cien años de lucha, pero las persecuciones consiguientes a las rebeliones de 1780 y 1814 les habían dejado casi sin dirigentes. Por varios motivos que no vamos a analizar aquí, San Martín prefirió cooperar con la aristocracia limeña, y como resultado de esta decisión se produjo el espectáculo curioso de la formación de un gobierno para el Perú independiente, integrado por los mismos elementos que lo habían gobernado bajo el dominio de España?.
A lo que cabría agregar lo dicho por Juan José Vega: ?Nuestra historia tradicional reconoce por caudillos e ideólogos del movimiento independentista del Perú a prominentes figuras criollas. Y cierto es que la guerra separatista del siglo XIX fue conducida por ellos, que fueron, con el triunfo, exclusivos receptores de sus frutos. Así, esa victoria permitió la consolidación del poder criollo, sin beneficio alguno para las mayorías oprimidas del Perú, que, con sus heroicas luchas de siglos, desgastaron el poder del imperialismo español. A la postre, el Perú siguió siendo una suerte de virreinato, sólo que desde 1821 el virrey y su corte fueron criollos?.
La ideología nacionalista
Decíamos que el Movimiento Nacionalista Inca tuvo un importante antece-dente en el siglo XVII, cual fue la conspiración que se descubrió en Lima el año 1666 liderada por Gabriel Manco Cápac, que tuvo por principal objetivo aniquilar a todos los españoles, criollos incluidos.
Las características allí presentes son las que se dan en el Movimiento Na-cionalista Inca del siglo XVIII. En primer lugar, su carácter anticolonial, pues se fija como meta acabar con el dominio español. En segundo lugar, su carácter reivindicativo, pues pretende la restauración del Imperio de los Incas. En tercer lugar, que sus líderes tiene o adoptan nombres de antiguos emperadores del Tahuantinsuyo: Juan Huáscar Vélez de Córdova en 1739, Juan Santos Atahuallpa Apu Guayna Cápac en 1742, Francisco Inca en 1750 y José Gabriel Túpac Amaru en 1780.
Se aprecia en el Movimiento una ideología nacionalista, que se nutre en la lectura y difusión de los Comentarios Reales del Inca Garcilaso, cuya visión idílica y utópica encaja con los intereses de sus líderes. El grupo de curacas o caciques, enriquecido en la primera etapa de la dominación colonial, no accede nunca al poder, pues en el Perú virreinal se manejan criterios racistas. El cacique, por más riqueza que tenga, siempre es despreciado por el español o criollo, que lo ve como hombre de raza inferior.
Ese desprecio origina por contradicción el orgullo nacionalista, y el cacique, comparando el régimen colonial con el imperante en el Tahuantinsuyo se muestra convencido que los Incas supieron gobernar mejor que los españoles. Este es el componente socio-cultural de su paso a la oposición. Pero existe además, y fundamentalmente, el componente económico.
Base social y proselitismo
El sector de los curacas o caciques, que mantuvo sus privilegios y aumentó sus riquezas en la primera etapa de la dominación colonial, vio cambiar su situación en el siglo XVIII al ser uno de los más afectados por el reparto mercantil. Los caciques, que actuaban como intermediarios y recaudadores del reparto, fueron responsabilizados de las deudas de los indios insolventes, y el corregidor las cobró despojándoles.
Una mayoría de caciques se adhirió entonces al Movimiento Nacionalista Inca, a la vez que asumió las reivindicaciones de los indios del común, pri-mero con la protesta legal, presentando memoriales ante las autoridades; desoídas sus quejas, proyectó entonces la sublevación. Los campesinos vieron con simpatía ese cambio en los caciques y los aceptaron como sus auténticos voceros y líderes. Se plegaron también al Movimiento Nacionalista Inca los indios que habitaban las ciudades, principalmente los artesanos, y simpatizaron con la causa algunos sectores de la pequeña burguesía. Túpac Amaru contó con varios leales mestizos y criollos pobres.
La labor proselitista fue desarrollada pacientemente; a nivel de elite con la lectura del Inca Garcilaso y a nivel de masa con la propaganda reivindicativa, anunciándose que el Inca volvería para sacar a los indios de la época de caos en que vivían. Los caciques aprovechaban los desfiles en las ciudades para vestirse a la usanza de los Incas; y representaban ante la masa obras teatrales propiciando el sentimiento nacionalista. Por ejemplo, escenificaron la conquista de tal forma, que los indios lloraban la prisión y muerte de Atahuallpa.
Aquí se dio la unidad de la nación india, sin distingo de jerarquías aunque tal vez los caciques pensaron en una restauración del antiguo imperio manteniendo sus distingos de clase. Los líderes poseían una sólida formación cultural, pues se educaban en los Colegios de Caciques de Lima y Cuzco, regentado por los jesuitas. En esas ciudades existieron los dos principales focos conspirativos. Los caciques estaban al tanto de lo que acontecía en el mundo; por ejemplo, sabían que España estaba enfrentada con otras potencias europeas, principalmente Inglaterra en cuya ayuda confiaron.
Varias conspiraciones y rebeliones deben señalarse como hitos del Movi-miento Nacionalista Inca, cuyo epílogo glorioso se alcanzaría entre 1780 y 1783 con la Revolución quechua-aymara de los Thupa Amaro.
1739-Oruro: La conspiración de Juan Huáscar Vélez de Córdova
Este líder, moqueguano de nacimiento, hizo labor proselitista en el Alto Pe-rú, ganando muchos adeptos. En el Cuzco buscó el apoyo de Juan Busta-mante Carlos Inca, a quien entonces se consideraba el más cercano descen-diente de los antiguos emperadores; pero éste no se plegó al proyecto y hasta intentó la disuasión para que no pasara adelante.
Vélez de Córdova adoptó el nombre de Huáscar y como líder del movimiento redactó un Manifiesto de Agravios, denunciando los padecimientos de los in-dios y recordando a los mestizos y criollos pobres que también formaban parte de las clases oprimidas, tratando de ganarlos para su causa. Dijo que había llegado la hora de acabar con el dominio español, restaurando el Imperio de los Incas. Y fijó el 8 de julio de 1739 para el estallido de la lucha armada. Pero un traidor delató todo ese plan a las autoridades coloniales y abortó el proyecto, siendo eliminados sus principales líderes.
1742-Selva Central: La rebelión de Juan Santos Atahuallpa
Tres años después del intento de Juan Huáscar Vélez de Córdova, el virrei-nato iba a ser conmovido por el estallido de un movimiento de grandes pro-porciones en la selva central, territorio hasta entonces dominado en parte por el clero franciscano y por terratenientes asentados cerca de las misiones. Juan Santos nació presumiblemente en Huamanga o el Cuzco, no se sabe si indio o mestizo, y se educó con los jesuitas, viajando con ellos por Europa y África, experiencia que le proporcionó una amplia cultura. Según informes de esos religiosos, Juan Santos era considerado, desde antes de la sublevación, como el más cercano pariente de los antiguos emperadores del Perú. Lo cierto es que tuvo o adoptó los nombres de Apu Guayna Cápac y Atahuallpa.
Entendió que la selva central, donde las naciones amazónicas resistían tercamente el avance occidental, era el territorio propicio para desatar una sublevación general, y se internó por Huanta en las posesiones de los Ashánincas, nación por otros llamada de los Campas. Debió tener un gran carisma y conocimiento de las lenguas nativas, pues tanto los Ashánincas como otras varias naciones lo aceptaron como Inca, expulsando a los blancos de las haciendas que tenían en los linderos de sus posesiones. Todas las misiones fueron abandonadas y se liberó ese territorio, en el que Juan Santos proclamó la independencia, demandando que los españoles se retirasen del Perú pues de lo contrario los aniquilaría, con el apoyo no sólo de las naciones amazónicas sino también de los runas serranos, asegurando que se disponían a seguirlo. Tal lo escucharon decir varios frailes franciscanos.
Juan Santos fijó entre sus objetivos la abolición de los trabajos forzados, del tributo y del comercio, que tanto daño habían hecho a nuestro pueblo. Y dijo que contaba con el apoyo de los ingleses. Por ese tiempo, precisamente, se situó frente a las costas del Perú una escuadra británica al mando del almirante Anson. Durante catorce años, entre 1742 y 1756, fue el Inca indiscutible en una vasta región. Además de los Asháninca, se le unieron los Amueshas, Shipibos, Cunibos, Setthebs, Piros y otras varias naciones amazónicas. Tuvo a su mando un ejército que derrotó sucesivamente a las tropas virreinales que marcharon a combatirlo. Y nombró autoridades indias en el territorio liberado. Esperaba la insurrección en la sierra, pero desgraciadamente ésta abortó, como veremos a continuación.
El final de Juan Santos es un misterio. Varias leyendas se lucubraron al respecto. Lo cierto es que en 1756 se tuvo noticia certera que ya no estaba entre los indios selváticos, por lo que se supone que había muerto.
1750-Lima y Huarochirí: La conspiración y rebelión de Francisco Inca
Posiblemente bajo la influencia del movimiento que lideraba triunfante Juan Santos Atahuallpa en la selva central, se preparó en Lima una rebe-lión, que debió haber estallado el día de San Miguel Arcángel del año 1750. Se proyectó la toma de la capital por miles de campesinos que bajarían de los contornos. El movimiento se iniciaría con una matanza general de españoles, incluidos los criollos. Lima se tomaría al mismo tiempo que el Callao, para luego lanzar un llamado a las demás provincias. La mira era un levantamiento general, para acabar con la dominación extranjera restaurando el Imperio de los Incas. Terminaría con ello la opresión de mitas, tributos, corregidores, jueces y curas, según anunciaron los líderes rebeldes.
Pero todo ese plan fracasó, por delación de un traidor, y pocos días antes del día fijado para el estallido de la sublevación cayeron en prisión los principales líderes, exceptuando Francisco Inca, que pasó a Huarochirí. Hubo un juicio sumario y poco después la plaza mayor de Lima fue nuevo escenario de un holocausto indio. Los líderes fueron ahorcados, decapitados y descuartizados, fijándose sus restos, como macabros trofeos, en el puente y en las salidas de la capital.
Mas las autoridades coloniales se equivocaron creyendo que el terror aquie-taría los ánimos, porque inmediatamente Francisco Inca desató la rebelión en Huarochirí, dando muerte al corregidor de esa provincia y a su principales secuaces. Organizó un pequeño ejército, precariamente armado, y bloqueó el camino de Lima, convocando el apoyo de otros pueblos indios e incluso solicitando la adhesión de esclavos negros, a los que prometió la libertad. Ecos de ese llamamiento se escucharon hasta Lambayeque.
Fuerzas virreinales, desde Lima y desde Tarma, se movilizaron en su co-ntra, librándose sangrienta campaña, cuyo epílogo fue una bárbara repre-sión, no sólo en Huarochirí sino también en Canta. Los jefes indios sobrevivientes fueron remitidos a Lima para ser ejecutados.
El fracaso de la rebelión en Lima y Huarochirí pudo ser determinante para que Juan Santos Atahuallpa no pasara más adelante de Chanchamayo, en-cerrándose en la selva central. En las décadas siguientes, al tiempo que se acrecentaba el número de las rebeliones locales, el Movimiento Nacionalista Inca debió efectuar principalmente labor proselitista, hasta 1780 en que se desató como su mayor expresión la Revolución de los Túpac Amaru y los Túpac Catari.

mail e-mail: 180900@ec-red.com

NOTICIAS CMI

El Centro de Medios Independientes Sucre (CMI Sucre) se hace responsable de las noticias ubicadas en esta sección.

Text Ratifica arraigo a Samuel Doria Medina. 16/05/2011 23:17

Text Presidente de Bolivia abroga Decreto Supremo 748 31/12/2010 23:00

Text Chuquisaca pide que estudio técnico defina diferendo por regalías del campo Margarita 14/10/2010 23:27

Text MAS descarta modificaciones a la Ley de Imprenta 29/09/2010 00:17

Text Ejecutivo de la prensa afirma que llevaran una sola propuesta contra artículo 16 de Ley contra el Racismo 29/09/2010 00:13

Image Presidente de Bolivia pide a Estados Unidos retirar también a sus empresarios de los campos petroleros de Irak 12/09/2010 14:31

Text Extiende plazo a Coca Cola para presentación de contratos de exclusividad 24/07/2010 18:34

Text Campaña "por la salud de Carla Cardozo" 20/07/2010 21:57

Text Entra en vigencia norma que viabiliza los cuatro niveles autonómicos 20/07/2010 00:58

Audio Grupos radicales agreden e impiden que alcaldesa asuma sus funciones 23/06/2010 23:04

Text Ampliado Nacional de Juventudes del MAS se reúnen en Sucre 16/06/2010 11:20

Text "Pacho" reaparece y siente que está viviendo en dictadura a causa del ministro Llorenti 22/04/2010 23:51

Text Aprueban a Bolivia como sede del Tribunal Climático vinculante 21/04/2010 22:58

Text Proyectan el referéndum mundial para un mes antes de la Cumbre de Cancún 21/04/2010 12:24

Text Se instala la mesa 18 pese a la molestia gubernamental 20/04/2010 18:47

Audio Representante de África afirmó que sólo la movilización y organización podrán salvar la Tierra 20/04/2010 17:51

Audio Diputado del Parlamento europeo dijo que colaborará para hacerle frente al capitalismo 20/04/2010 17:47

Audio Representantes de los pueblos indígenas del norte afirmaron que están preparados para luchar a favor de la madre tierra 20/04/2010 17:40

Text Acusan a Sacha de ordenar captura de activista de DDHH en Cochabamba 20/04/2010 15:50

Text Anuncian orden de detención contra ex prefecto boliviano Manfred Reyes Villa 30/12/2009 15:47

ARTICULOS

Importante: Los artículos y/o comentarios ubicados en esta sección no son de responsabilidad de CMI Sucre sino de sus autores.

Text PARA EL EJERCITO 25/08/2014 18:54

Text COCARICO GOBERNADOR 25/08/2014 18:53

Text el teleferico 25/08/2014 18:52

Text lo mejor para bolivia 25/08/2014 18:50

Text samuel presidente 25/08/2014 18:49

Text para valdi 25/08/2014 18:48

Text para las ff.aa. 25/08/2014 18:46

Text la quimica 25/08/2014 18:45

Text para ejecutivo del mas 25/08/2014 18:45

Text PARA EL MAS 25/08/2014 18:44

Text la quimica 25/08/2014 18:43

Text para las ff.aa. 25/08/2014 18:41

Text PARA EL EJERCITO 25/08/2014 18:41

Text samuel presi 25/08/2014 18:39

Text la fisica 25/08/2014 18:38

Text ALCALDE DE LA PAZ 25/08/2014 18:37

Text costas gobernador 25/08/2014 18:36

Text para todos los del mas 25/08/2014 18:34

Text para los sof. y sgtos. 25/08/2014 18:33

Text LEAN ESTO 25/08/2014 18:31

Text PARA LOS EJECUTIVOS DE LA COB 25/08/2014 18:30

Text para ff.aa. 25/08/2014 18:29

Text DORIA PRESIDENTE 25/08/2014 18:28

Text para ejecutivo fr la cob 25/08/2014 18:26

Text para linera 25/08/2014 18:25

Text para evo 25/08/2014 18:24

Text camaradas del ejercito 25/08/2014 18:23

Text gays. 25/08/2014 18:21

Text La forma más segura para evitar recaer en la adicción a las 25/08/2014 18:20

Text gays en ff.aa. 25/08/2014 18:20